¿Me puedo curar de alguna enfermedad con la mente?

Esta pregunta es muy controversial para la mayoría de las personas, ya que involucra dos ramas del conocimiento humano que a lo largo de los años ha permanecido en constante disparidad. Pero nosotros, no lo consideramos de esta manera, sin embargo tomamos en cuenta que la ciencia y la espiritualidad van de la mano, pues su objetivo es el mismo. Quieren explicar cómo funciona el mundo. Por un lado esta la ciencia que se basa en eventos y fenómenos físicos, comprobables y por otro la espiritualidad, que se basa en sentir la parte más profunda de nuestro ser.

Pero ¿Por qué ahora y no antes?. La civilización humana ha evolucionado lo suficiente para saber que todo es energía, la energía está en todo. Así mismo tu emites ondas cerebrales segundo a segundo, pensamiento a pensamiento, que al paso del tiempo definen la realidad en la que vives. Llámese, enfermedad, salud, buenas relaciones, abundancia, etc.

Todo esto sucede por el sistema de creencias que has llevado toda tu vida. Así es como crees que no hay remedio actual que cure el cáncer, pero, ¿Cómo es que hay casos “extraordinarios” de personas con una curación espontánea? No es que hayan tenido buena suerte, es el hecho de creer que pueden lograr cosas que involucre su bienestar.

Es decir, alguien puede tener algún tipo de enfermedad terminal pero, el factor que influye en la curación es el deseo de llevar a cabo alguna meta que esté por encima de sus posibilidades actuales, por el hecho de que para lograrlo tu salud y energía son muy importantes, esta meta o sueño implica tu buena salud, es por eso que es un factor primordial.

En un hospital hay dos pacientes con el mismo tipo de cáncer, una se prepara para su muerte, mientras que el otro sueña con completar un maratón de atletismo…

¿Notas la diferencia? Siempre tenemos la oportunidad de elegir, sin importar la situación, así la consideren deplorable. Al mismo tiempo que podemos entrar en un espiral de pensamientos positivos o un espiral negativo, que nos posicionará para nuestra victoria o nuestra derrota. Tú elijes.

Cuando éramos niños, nuestra madre siempre nos decía a regañadientes: ¡No pises el suelo con los pies descalzos o te enfermarás! ¿Y qué crees? Era adivina. Pues a los días posteriores caía enfermo. Hasta ese momento así lo creía, puesto que sus amonestaciones para mí, eran de alto impacto emocional que adopté como una verdad absoluta. Con los años me dí cuenta que me enfermaba creer que me iba a enfermar. Al cambiar mis creencias sobre la salud, entendí que esa creencia ya antes mencionada ¡Había sido instaurada por mi madre cuando era pequeño! Gracias al alto impacto emocional y repetición, así es como creamos nuevas conexiones neuronales y con ello instauramos creencias en nuestro subconsciente, que crean nuestra realidad.

Para que pueda existir una curación satisfactoria debemos de tener unas creencias capacitadoras para tomar el camino correcto y un entorno que nos de soporte. No me refiero un entorno en donde las personas se compadezcan, me refiero un entorno en donde no te vinculen con la enfermedad, sino te traten con normalidad y te empujen a perseguir tus sueños.

Cabe aclarar que todo esto no será fácil, ya que tendrás que romper tus propios esquemas mentales y los de tu propio entorno, tu mente tratará de convencerte de lo difícil que es tu situación, que no hay salida y que lo único por hacer es agachar la cabeza y aceptar que ese es tu destino. Debido a que nuestra mente nos llevará siempre a nuestra zona de confort, siempre nos querrá “proteger” y en su intento por protegernos nos alejará cada vez más de la vida que siempre soñamos.

Si te encuentras en un momento de tu vida en el cual tu salud y energía sea mala, no desistas, no te rindas, sigue adelante, rompe tus esquemas, convéncete a ti mismo de que es posible, haz lo que sea necesario para recuperar esa energía y vitalidad que muchos anhelan, lo único que necesitas para sanar eres tú. Y no pares hasta conseguir lo que realmente deseas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *